Hace unos días he recibido un paquete que no esperaba.

Y cuando lo abrí me llevé la segunda sorpresa más bonita que he recibido este último año de pandemia y falta de besos y abrazos de todos los que formáis parte de mí.

Ya cuando cogí el paquete, el remite me predijo algo muy bueno. Traía remite de Portugal, de mi querido poeta Manuel Neto Dos Santos.

Podía intuir, antes de abrirlo, que traerían poemas, qué si no, porque Manuel Neto y yo siempre que hablamos es de poesía y de los dos idiomas de nuestras vidas, el portugués de su país y el español del mío. Porque Manuel Neto hace unos meses tuvo a bien traducir mi poemario EL CANTAR DE LAS CARACOLAS, un poemario que comenzó a hacerlo suyo poema a poema, donde se hablan, además de temas muy variados, del mar, del viento, la luz límpida del sol y las arenas rubias de las playas de Cádiz, una ciudad que el ama muchísimo.

Pero voy al grano, cuando lo abrí la sorpresa fue mayúscula, pues no podía yo prever que su contenido estaría lleno de todos los poemas y citas de El Cantar De Las Caracolas, traducidos íntegramente al portugués. Muda y todo ojos, fui uno por uno a contemplar su obra, los poemas que ya Manuel ha hecho suyos para siempre.

¿Qué decirte Manuel? ¿Que hacer, cuando este tiempo de pandemia no me deja moverme ni siquiera ir a darte un fuerte abrazo por tu dedicación y trabajo, que ahora no puedo corresponder?

Sé qué haré dentro de un tiempo en el que cambien las circunstancias y sé qué será lo primero que haré: publicarlo. Reunirme contigo, Manuel, en conferencia online y lijar los flecos que pudieran surgir entre nuestras correspondientes emociones  tras mis versos y sus traducciones, dos idiomas diferentes, dos personas diferentes y un poemario y un amor en común: la poesía.

Gracias querido poeta Manuel Neto Dos Santos. Vaya por delante mi profundo agradecimiento y mi emoción rodeada de poemas ya bilingües.

Un abrazo muy fuerte y cariñoso.

 

 

 

 

 

 

 

 

     

 

 

 

 

2 Comments

Deja un comentario